Estás corriendo hace un tiempo y te está empezando a gustar; tu kilometraje semanal está en aumento y te sientes muy bien con tus nuevos hábitos deportivos.

Tu compañero de corridas te propone inscribirte en tu primer carrera y en un momento de emoción, aceptas y se inscriben.Un par de días más tarde, el miedo y la negatividad se han apoderado de ti; la carrera consistirá en 10 km y nunca has corrido mas de 6 km en una sesión de entrenamiento; empiezas a preguntarte en que estabas pensando cuando efectuaste la inscripción.

¡Alto ahí! el nerviosismo previo a las carreras es común entre los corredores novatos, por lo que a continuación te presentamos los cinco temores más grandes que fácilmente podrás neutralizar utilizando la lógica y el pensamiento positivo:

Miedo Nº 1: No puedo correr tantos kilómetros

Eso no es cierto, si eres un corredor sano; con algunos meses de entrenamiento y con deseo y pasión por correr, entonces ya tienes lo que se necesita. Las metas son herramientas poderosas para la mente, y tu estado de ánimo positivo será clave para lograr esta meta.

Miedo Nº 2: No voy a tener tiempo para entrenar.

Todo el mundo sabe que la vida adulta es una vida ocupada; tienes un trabajo, una pareja, los quehaceres domésticos, los niños, y una vida social, ¿verdad? Bueno, todavía hay tiempo para entrenar.

Levántate una hora antes un par de veces a la semana, deja Facebook o Twitter por un rato, la TV otro rato y seguramente encuentres el tiempo necesario para entrenar.

Miedo Nº 3: Voy a terminar último.

Es tan raro que termines en último lugar como que vayas a ganar la carrera. Trata de no olvidar que esto es sólo tu primer carrera y no deberías preocuparte por lo rápido que vas a correr. Tu meta debería ser terminar la carrera en un tiempo razonable para el entrenamiento que has realizado.

Miedo Nº 4: Voy a lesionarme

Si tu entrenamiento no es el adecuado, quizás te pase, para ello debes trabajar para evitarlo. Entrena y entrena de manera inteligente para mantenerte alejado de las lesiones.Cumple con tu plan de entrenamiento lo mas que puedas, pero si te sientes dolorido o extremadamente cansado un día, tomate un día de descanso o has una corrida relajante.

Miedo Nº 5: Mi entrenamiento no es tan bueno

La mejor manera de evitar esto es leer e informarte. Debes convencerte que el plan de entrenamiento que has elegido es el correcto para tus objetivos y para tu nivel de forma física.

Infórmate, estudia, analiza, pregunta a colegas, tu plan de entrenamiento y tu alimentación son la clave para que tengas una buena carrera.

Lo único que queda por decir, es ¡TU PUEDES!