febrero 6, 2014
Todo comenzó ese día en el que, sin importarte nada, saliste para comenzar a correr. Esa fue la primera de muchas victorias, ese día no se pegaron las sábanas, no importó el humo de los carros, decidiste fumar menos, te paraste frente al espejo con la convicción de que pronto desaparecerían esos rollitos y así,