Estás corriendo hace un tiempo y te está empezando a gustar; tu kilometraje semanal está en aumento y te sientes muy bien con tus nuevos hábitos deportivos. Tu compañero de corridas te propone inscribirte en tu primer carrera y en un momento de emoción, aceptas y se inscriben.Un par de días más tarde, el miedo